Las cuestionables coaliciones de partidos; necesario un cambio

OPINIÓN Por: Juan Martínez Veloz Hoy en día (2017) el tema de las coaliciones electorales y de gobierno es uno de los temas pendientes de discusión y buena regulación en la agenda político-electoral. Podemos definir a la COALICIÓN como “… la alianza o pacto, generalmente de carácter temporal, que llevan a cabo distintos Estados, diferentes grupos, actores e instituciones políticas para alcanzar objetivos específicos en aéreas de beneficios compartidos…”. Diccionario Electoral; Instituto Nacional de Estudios Políticos, México 1999, p. 150. Haremos algunos comentarios breves sobre los puntos más trascendentes de este tema. En México hasta ahora en la ley electoral las coaliciones (alianzas) entre partidos políticos únicamente son electorales, terminan en el momento que concluye el proceso electoral. Después la elección constitucional, el gobernador apoyado por una Coalición de Partidos prácticamente hace lo que quiere en su Estado y los partidos que lo apoyando solo se quedan mirando, esperando que les dé “chambas” (trabajo) a sus principales dirigentes, situación que sirve para inmovilizarlos políticamente frente a las demandas sociales. Es lo que observamos en algunos estados como Durango. En las elecciones locales de gobernador 2017 (Estado de México y Coahuila) estamos visualizando en las encuestas un problema de falta de mayorías claras de los candidatos y partidos que encabezan las encuestas electorales y muy competitivas entre el 1º.y 2º. lugar, situación que las hace virtualmente impugnables ante los tribunales electorales. Frente a esta situación el 4 de junio se pueden presentar los siguientes supuestos: A. El gobernador triunfador no obtenga una mayoría muy clara (deseable que de de 5% sobre su segundo