Ciudad de México, 22 Mayo (BALÓN CUADRADO /CÍRCULO DIGITAL).-Niki Lauda, triple campeón del mundo de Fórmula Uno, falleció ayer a los 70 años de edad, confirmó su familia.

Con profunda tristeza, anunciamos que nuestro amado Niki murió pacíficamente con su familia este lunes 20 de mayo de 2019. Sus logros como atleta y emprendedor son y permanecerán inolvidables; su incansable entusiasmo por la acción, su franqueza y su coraje permanecen como modelo y referencia para todos nosotros. Era un marido amoroso y atento, padre y abuelo lejos del público, que sentirá su falta, señala un comunicado.

Walter Klepetko, un médico que el año pasado le realizó un trasplante de pulmón, comentó: Niki Lauda ha fallecido, tengo que confirmar eso.

Lauda, quien se destacó también como emprendedor en la industria de la aviación, se sometió dos veces a trasplantes de riñones. En 1997 recibió un órgano donado por su hermano y en 2005 se le realizó el mismo procedimiento, con un riñón extraído a su novia.

En agosto del año pasado se sometió a un trasplante de pulmón que, de acuerdo con el Hospital General de Viena, era necesario por un padecimiento grave.

En un accidente en 1976 sus pulmones sufrieron mucho debido a todos los gases que inhaló mientras su Ferrari ardía con él adentro.

De acuerdo con el periódico británico Daily Mirror, Lauda se había sometido a una diálisis renal.

El piloto austriaco fue campeón de la Fórmula Uno en 1975, 1977 y 1984. Estuvo en las escuderías March, BRM, Ferrari. Brabham y McLaren, con las que acumuló 25 victorias y 54 podios en un total de 185 carreras.

Lauda sufrió un grave accidente en el circuito de Nürburgring, durante el Gran Premio de Alemania en 1976, que le produjo graves quemaduras que le desfiguraron el rostro y le dejaron marcas de por vida.

Se retiró temporalmente de las carreras en 1978 y volvió a la F-1 en 1982, en la que siguió corriendo hasta 1985. Luego fue comentarista de carreras de ese serial para una cadena alemana de televisión.

Desde hace un año Lauda visitó constantemente el hospital por diversas complicaciones.

Después de su carrera como piloto, Lauda siguió ligado al automovilismo como asesor técnico de Ferrari en los 90 y de Mercedes recientemente, en el que ayudó a cimentar cinco campeonatos de constructores seguidos y los cinco también de pilotos; entre 2001 y 2002 dirigió el equipo Jaguar, pero sin muchos resultados.

Fundó la aerolínea Lauda Air, que vendió a Austrian Airlines en 2001, pero fundó otra en 2003 llamada Niki, aunque no tuvo el éxito de la compañía anterior. En 2018, lo volvió a intentar con Lauda Motion, misma que ya fue adquirida por Ryanair.