Ciudad de México, 07 Junio (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- Al ser cuestionado sobre la rebaja a la calificación de Pemex, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no está de acuerdo con los dictámenes de las calificadoras Moodys y Fitch Ratings y reiteró que usan una metodología caduca, del periodo neoliberal, que no incluye la variable corrupción.

Durante la conferencia de prensa, el mandatario aseveró que Pemex no tiene problemas para reestructurar su deuda y que sobran ofertas con mejores garantías.

De acuerdo con el Presidente López Obrador, las calificadoras no han sido profesionales y objetivas.

Asimismo, ejemplificó que en tres años no hubo inversión en exploración, en perforación de pozos en Pemex y calificaban muy bien a Pemex y ahora que hay inversión, califican mal a la empresa paraestatal.

“En tres años que no hubo inversión, calificaban bien a Pemex, y ahora que hay inversión califican mal… Una persona de las calificadoras dijo que tomaban en cuenta la corrupción pero que la corrupción iba a ser eterna en México… pues se equivocan, Pemex no tiene ningún problema para reestructurar su deuda, sobran ofertas… En seis meses se trabajó en 22 campos petroleros y se estabilizó la producción, en seis meses”, dijo.

López Obrador aseguró que pese a los dictámenes de las calificadoras, PEMEX no tiene problemas para reestructurar su deuda.

Agregó que tras la declaratoria del director de Moodys en México sobre el tema de la corrupción, el Presidente expresó que en el Gobierno ya no hay corrupción tolerada.

“Se hicieron de la vista gorda durante el desmantelamiento de PEMEX, la caída de producción en PEMEX, el desmantelamiento, la corrupción en PEMEX y a los cinco meses se dan cuenta que está mal PEMEX, ¿porqué el silencio cómplice tanto tiempo?”, dijo.

El jefe del Ejecutivo reiteró que “la economía está bien”, el peso está más fuerte y que las calificadoras no han sido profesionales ni objetivas con sus calificaciones.