Ciudad de México 16 Junio  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-La sequía de ofertas públicas iniciales de acciones, que ya lleva 19 meses, no es exclusiva de México y se debe a la incertidumbre por la situación económica global y local, y a las bajas valuaciones que tienen las bolsas en el país, aseguró el copresidente y director de Nexxus Capital, Arturo Saval.

“Hay mucha volatilidad en los mercados, digamos, no los primarios, no los muy desarrollados; en los mercados no desarrollados no ha habido mucha actividad en Bolsa, de nuevo, no es exclusivo de México”, señaló, al destacar que este fondo de capital privado tendría dos o tres empresas con condiciones para listarse en el mercado accionario, pero hasta el próximo año.

Explicó en entrevista que las empresas no llegan al mercado por diversas razones, por ejemplo, la situación de la macroeconomía global, donde destaca la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como el menor crecimiento económico del gigante asiático, y los problemas políticos y migratorios que se viven en Europa, entre otros.

Otra razón son las condiciones económicas locales, aunque sobresale que la presente administración “ha sido muy animadora en el tema” con los incentivos fiscales para nuevos emisores.

Agregó que también se debe a las valuaciones relativas que hay en el mercado, donde, por ejemplo, una empresa que quiere colocar acciones busca salir a un precio de 10 veces utilidades, pero si en el valor es de siete veces utilidades nadie dará el precio esperado, lo que implicaría que haría su debut en Bolsa a un precio barato, por lo que prefieren esperar un mejor momento.

“No es la única condición, la primera es la condición macro, la segunda macro país, la tercera es la valuación relativa, luego vienen otros como la demanda y qué tan concentrado está o no el tema de la inclusión bursátil”, entre otros.

Por otro lado, el directivo aplaudió el acuerdo que alcanzó el gobierno mexicano con Estados Unidos para evitar la eliminación de aranceles a productos mexicanos, a cambio de detener el flujo migratorio, pues consideró que era una situación incoherente.

“Son temas separados que fueron hábilmente mezclados en una negociación; por supuesto que el tema de potenciales aranceles cuando está un Tratado de Libre Comercio en ratificación, el nuevo T-MEC, era una situación incoherente a todas luces”, pero que generó nerviosismo entre los inversionistas.

Opinó que el tema migratorio es de carácter social, y hasta cierto punto humanitario, pero se debe empezar en casa; “es muy duro decir esto, pero en el país hay mucha gente que también necesita apoyos y es prioritario darles ese apoyo primero a los domésticos, con perdón de otras latitudes y problemáticas de otros países”.

Arturo Saval consideró que la inversión requiere estabilidad y de menos ruido, por lo que confió en que hacia delante haya un entorno más tranquilo que permita al país las transformaciones que tiene, porque México compite con muchas otras naciones y economías para atraer capitales.

Sobre los ajustes a las notas de las calificadoras de riesgo sobre la deuda soberana, comentó que no fueron una sorpresa porque desde hace años manifestaron su preocupación por los problemas del país, “y no sólo es México el único afectado, también otros países emergentes han tenido estas afectaciones”.