Ciudad de México 12 Julio (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-Las ciudades fronterizas de México se convertirán en “grandes hoteles” de inmigrantes nacionales y centroamericanos que serán deportados por EUA

El PAN en el Senado pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador no negar la realidad y reconocer que el país está en recesión económica. Además, advirtió que se avecina uno de los peores escenarios en materia de política exterior, porque las ciudades fronterizas de México se convertirán en “grandes hoteles” de inmigrantes nacionales y centroamericanos que serán deportados por la administración de Donald Trump.

Julen Rementeria, vicecoordinador de la bancada, lamentó que además de sus cifras equivocadas, el presidente viva otra realidad, porque son varias instituciones, organismos nacionales e internacionales y analistas económicos que coinciden que el país entró en una recesión técnica.

Señaló que es necesario acelerar el gasto público para el tercer y cuarto trimestres, a fin de revertir lo que podría ser un crecimiento cero para finales de 2019.

“Evidentemente, él niega esa realidad, pero bueno es innegable, ahí está. Dice por ahí un dicho que no hay más ciego que él que no quiere ver. Me parece a mí que es lo que le está pasando al presidente. (…) Hay que acelerar el gasto de inmediato, (…) es un tema que ha venido ocurriendo en economías del mundo ante recesiones que se ven venir, pues lo que se hace es tomar estas medidas contracíclicas, en donde se acelera el ejercicio del gasto, para que bueno también se dinamice la economía”.

El vicecoordinador de Acción Nacional manifestó que el país enfrentará otro serio problema -provocado por la política migratoria populista de este gobierno-, por la deportación masiva de inmigrantes que se avecina tras el anuncio del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de que este fin de semana iniciarán redadas masivas para sacarlos de su país.

“Y que va a convertir sobre todo a las ciudades fronterizas, las va a convertir en digamos en hoteles, permíteme la expresión, de una gran cantidad de personas, deportadas por miles, en algunas ciudades seguramente decenas de miles, que van a llevar consigo una consecuente problemática económica, social, de prestación de servicios”.

Lamentó que López Obrador prometiera a los inmigrantes centroamericanos emplearlos en proyectos como el Tren Maya, que ni siquiera han comenzado a desarrollarse.