CIUDAD DE MÉXICO, 09 de febrero, (POLITIQUERÍAS / CÍRCULO DIGITAL).- Para evitar la muerte de miles de damnificados por desastres naturales, la Cámara de Diputados, a iniciativa del PAN, aprobó facultar a la Coordinación Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Civil para promover, en colaboración con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), que los concesionarios que operen redes públicas de telecomunicaciones garanticen la inclusión de respaldo de energía eléctrica ante la presencia de fenómenos perturbadores.

 

En tribuna, el promovente de la propuesta, el diputado Joaquín Jesús Díaz Mena, agregó que el dictamen contempla determinar que dichos concesionarios deberán establecer mecanismos y protocolos para evitar que los servicios se interrumpan por falta de suministro de energía eléctrica ante situaciones de emergencia y desastres, por un plazo no menor de 48 horas.

 

Aseguró que en este tipo de situaciones, son muchas las tareas necesarias, como por ejemplo: la búsqueda y rescate de personas desaparecidas, brindar asistencia médica a heridos, por lo que la comunicación es un factor de suma importancia para lograr este objetivo.

 

“El espíritu de esta iniciativa viene de una vivencia personal: en el año 2002, el 22 de septiembre, el huracán Isidoro azotó al estado de Yucatán, en aquel entonces un servidor era Presidente Municipal de un puerto llamado San Felipe, el cual quedó totalmente inundado e incomunicado. Ahí teníamos a la población sin alimento, sin ropa, pero no podíamos avisar a las autoridades que urgía la ayuda”, recordó.

 

Por lo anterior, el legislador añadió que la población debe contar con servicios indispensables, como es: la telefonía celular y la información. “Es necesario que los concesionarios cuenten con equipo tecnológico para que las redes de transmisión no se interrumpan por la falta de suministro eléctrico”.

 

El dictamen, que adiciona los artículos 19 de la Ley General de Protección Civil y 118 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión fue aprobado por 374 votos y fue remitido a la Cámara de Senadores para sus efectos constitucionales.