CIUDAD DE MÉXICO, 07 de febrero, (CDMX MAGACÍN/CÍRCULO DIGITAL).—  En el panel “Deconstruyendo el muro: La relación bilateral México-Estados Unidos”, que se llevó a cabo en el Senado de la República, legisladores del PAN, PRD y PVEM destacaron la necesidad de que México fortalezca su política y mercado internos ante la agenda proteccionista que impulsa el nuevo gobierno de Estados Unidos.

La senadora Gabriela Cuevas Barron, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, manifestó que la única forma en que México puede negociar, como pares en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es hacer “la tarea en casa” e impulsar una política interna más congruente y estratégica.

Dijo que es importante que el país tenga una política exterior mucho más diversificada, en términos comerciales y políticos, pues a pesar de que se tienen firmados tratados con 46 países, el 80 por ciento de nuestro comercio está centrado en Estados Unidos; “nadie en su sano juicio pone el 80 por ciento de los huevos en una sola canasta”, atajó.

México, destacó, ha tenido beneficios derivados del TLCAN, pero no de la magnitud que se esperaba, debido a que nuestro país no hizo la tarea a tiempo y abandonó la planeación industrial, además de que no hizo mejores políticas públicas para el campo. No fue culpa del gobierno, sino de todos, de los sectores productivos en primer lugar, subrayó.

La legisladora del Grupo Parlamentario del PAN refirió que hay 34 millones de personas de origen mexicano viviendo en la Unión Americana, pero tampoco “hemos sabido ni cómo protegerlos ni cómo empoderarlos”.

Para el senador del PVEM, Gerardo Flores Ramírez, la relación entre ambas naciones es mucho más sólida de lo que el presidente estadounidense, Donald Trump, pretende hacer creer, pero reconoció que vienen momentos muy complejos.

Comentó que Trump quiere empujar una agenda proteccionista basada en principios nacionalistas, pero será muy complicado que transite de manera holgada en la opinión pública de ese país.

En este sentido, señaló que habrá un debate importante en la renegociación del TLCAN, pues los fundamentos económicos están ahí, y será muy complejo para el gobierno estadounidense imponer una agenda regresiva en materia de apertura comercial.

En su turno, la senadora Luz María Beristain Navarrete, del Grupo Parlamentario del PRD, indicó que en la renegociación del Tratado se debe considerar una vereda más ambiciosa, e incluir muchos de los temas que se dejaron fuera de la mesa en 1994, como la energía, migración, infraestructura, educación, seguridad, telecomunicaciones y aeroespacial.

Advirtió que la cancelación de este instrumento comercial debe ser el último recurso, ya que sólo nos llevaría a un impacto económico en sentido negativo para ambas naciones. Expresó que ante el momento de cambio que vive la relación entre México y Estados Unidos, se tiene que fortalecer la presencia de nuestro país en el mundo, a fin de diversificar sus vínculos políticos, comerciales, de inversión, turismo y de cooperación.

Dijo que, hoy más que nunca, México tiene la obligación de fortalecer su mercado interno, mediante la vinculación de sus sectores productivos.