Por Juan R. Hernández

Ciudad de México, 09 Enero (Mensaje Político/CÍRCULO DIGITAL).- La tribuna del Constituyente se inundó el pasado fin de semana de promesas y buenas intenciones, así como de largos discursos que prefiguraron una ciudad libre de discriminación y de habitantes bendecidos por derechos que los harían no sólo felices sino que les garantizarían ingresos suficientes para su sustento con o sin trabajo de por medio.

Culminaban así 4 días de trabajos legislativos en los cuales los Constituyentes de la CDMX habían abordado y aprobado sólo 4 Artículos, cuando debían haber tramitado al menos 12 para poder cumplir con una cuota convenida para llegar al 30 de este mes con una Constitución de 71 Artículos y 20 transitorios.

El miércoles se aprobó el artículo 10 que fue debatido dentro de la Comisión de Carta de Derechos y que establece: la garantía de la aplicación de los Derechos de la Constitución; su progresividad; establece los mecanismos e instituciones para garantizar su aplicación; y establece el derecho a la reparación e indemnización de los afectados.

Es lo que se conoce como el apartado de una Ciudad Garantista.

Ese mismo miércoles se aprobó en lo general el artículo 11 que incluye los derechos a la autodeterminación; a la identidad y la seguridad jurídica; a una muerte digna; a los derechos reproductivos que incluyen el aborto.

El jueves 5 se aprobó el Artículo 12 que establece los derechos a la buena administración pública; a la libertad de expresión (es decir a no criminalizar las protestas); al derecho a la información; al derecho a la privacidad y a la protección de los datos personales y al derecho a un gobierno democrático y a la participación política paritaria.

El viernes 6, día de los Santos Reyes, los constituyentes aprobaron el Artículo 13 que corresponde a los derechos sobre educación en su forma más amplia que incluye además el derecho a la ciencia y a la innovación tecnológica; los derechos culturales y el derecho al deporte.

El sábado los constituyentes abordaron el artículo 14, dentro del tema Ciudad solidaria que incluye los derechos a la vida digna; al cuidado o sistemas de salud; al derecho a la alimentación y a la nutrición; el derecho a la vivienda y el derecho al agua y a su saneamiento.

EL DEBATE

Frente a este escenario, los constituyentes acudieron a toda su capacidad de argumentación, que en algunos casos derivó a largos discursos y en otros simplemente al uso de una frase.

“Tenemos ante todo que reconocernos como iguales”, sintetizó el panista Carlos Gelista.

Clara Brugada -inolvidable exdelegada de Ixtapalapa gracias al inmoral, ilegal, y nada ético ni digno recurso urdido por Andrés Manuel López Obrador de hacer ganar a Juanito para luego obligarlo a renunciar en favor de la ahora vicepresidenta de los Constituyentes-, dijo a su vez que los derechos humanos contemplados para ser el eje central de la primera Constitución capitalina, “reconocen la inmensa deuda social que tiene la Ciudad de México”.

Ambos subieron a esa tribuna a defender el Artículo 9 integrado dentro de la llamada Carta de Derechos que garantizará precisamente los Derechos Humanos para la CDMX.

Cazador de gazapos legales, el constituyente Hugo Eric Flores, líder nacional del Partido Encuentro Social advirtió que dicho artículo fue redactado con un enfoque de género dejando de lado su necesario ‘enfoque de familia’.

De formación académica constitucionalista, Flores indicó que, en una sociedad moderna como la nuestra, “no debería haber necesidad de interrumpir la vida de otro ser humano”, aludiendo al aprobado derecho al aborto.

Por 77 votos a favor, 5 en contra y 3 abstenciones, la Asamblea Constituyente aprobó el uso terapéutico y medicinal de la marihuana en la Ciudad de México.

Este artículo, que formará parte de la Constitución capitalina, será sin embargo vigente hasta que el Congreso de la Unión lo incluya en la Constitución General de la República.

Por lo pronto quedó inscrito en el Artículo 14, Inciso D, numeral 7 que dice: que “a toda persona se le permitirá el uso médico y terapéutico de la cannabis, sativa, indica, americana o mariguana y sus derivados de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la legislación aplicable”.

LOS QUE NO PASARON

Durante la sesión del sábado los grupos del PRI, PAN, PES y Verde Ecologista regresaron a comisiones los apartados sobre la renta básica- o universal-; el derecho a la alimentación; a la voluntad anticipada, o derecho a morir con dignidad, y la propuesta sobre la gestión del agua

La decisión fue antecedida por un fuerte debate lleno de argumentos en contra de parte de las bancadas del PRI, PAN y Encuentro Social en contra de todos esos apartados

A su vez constituyentes del PRD y Morena acusaron a éstos de romper acuerdos y generar «una congeladora legislativa» para usar Artículos rechazados como «moneda de chantaje».

La decisión de regresar casi masivamente los apartados a comisiones, fue advertida por la diputada Clara Jusidman como un grave riesgo de parálisis lagislativa.

Nos quedan 20 días y el itacate de rechazos legislativoses cada vez es más grande, advirtió a su vez Porfirio Muñoz Ledo.

Alejandro Encinas, presidente de la Mesa dijo que hay un «abuso de prácticas parlamentarias» para crear «una congeladora de Artículos que serán luego usados como moneda de chantaje».

César Camacho, coordinador del grupo del PRI, insistió en que no hay nada de eso y que el tema de la Renta Básica o Universal era algo imposible de financiar porque equivaldría a 70% del presupuesto de la ciudad.

Y calificó de «virulenta» la reacción del PRD.

 

Entre los aprobados sin mayores debates están (con 77 votos a favor, 2 en contra y 4 abstenciones): el artículo 12 que garantiza el derecho a la libertad de expresión con protección a periodistas.

Ese Artículo protegerá también los derechos a la buena administración pública, a la libertad de reunión, al derecho a la información, a la privacidad, la protección de datos personales y a la protesta social.

El texto mantuvo el derecho al secreto profesional, la salvaguarda para no ser obligados a revelar fuentes de información, así como la cláusula de conciencia para preservar la independencia y dignidad tanto personal como profesional de los periodistas.

Una reserva prevé que la libertad de expresión sólo sea limitada “en los casos que señale la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, como afectación a la vida privada, a derechos de terceros.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados