CIUDAD DE MÉXICO, 26 de diciembre, (CDMX MAGACÍN / CÍRCULO DIGITAL).- La diputada Ruth Noemí Tiscareño presentó una iniciativa que reforma la Ley Federal del Trabajo, para establecer que los patrones que contraten a personas entre 19 y 29 años con carácter de primer empleo formal, podrán deducir impuestos.

La propuesta se remitió a la Comisión de Trabajo y Previsión Social para su dictaminación, y estipula que se deberán diseñar, en coordinación con las entidades federativas y el sector empresarial, políticas públicas y programas para generar oportunidades de empleo.

Entre las principales problemáticas que enfrenta la población joven de México en etapa productiva, está el ingreso al campo laboral, ya que la falta de experiencia o ineficiencia en la capacitación repercuten de manera significativa en su inserción a algún empleo, planteó.

La diputada priista recordó que en 2007 un implementó el programa de primer empleo, a fin de impulsar la creación de empleos formarles y permanentes para brindar una oportunidad a los jóvenes que por primera vez buscarán incursionar en el mercado laboral.

Tiscareño Agoitia explicó que el programa fue cancelado por trámites excesivos, falta de difusión e incentivos que permitieran a los empleadores sumarse a este importante proyecto.

La legisladora federal detalló que la modificación propuesta permitiría empoderar a los jóvenes, a través del empleo productivo y convertirse en los principales agentes de cambio, canalizando sus capacidades a impulsar el desarrollo, trasformación y progreso del país.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), refirió, en marzo de 2015 el 59.3 por ciento de la población de 15 años y más en el país es económicamente activa, mientras que la tasa de desocupación de jóvenes en entre 20 y 24 años se ubicó en 9.2 por ciento, lo cual representa un alto nivel de inactividad.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) informó que el desempleo juvenil en México creció 9.8 por ciento en noviembre de 2015, y se prevé que de seguir con estos niveles para 2020, tres millones de profesionistas estarán sin empleo.

“Ante la falta de oportunidades este sector recurre a la informalidad, en donde los sueldos obtenidos son bajos. Según información de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 61.7 por ciento de los jóvenes se encuentran inmersos en un trabajo informal”, argumentó.