CIUDAD DE MÉXICO, 17 de enero, (POLITIQUERÍAS / CÍRCULO DIGITAL).- El asambleísta Alfonso Suárez, de Morena, rechazó la redacción del numeral 2 del apartado B del Artículo 23 de la Constitución de la Ciudad de México que establece que el Centro Histórico quede bajo responsabilidad del jefe de gobierno.

La Asamblea Constituyente aprobó un dictamen en el cual establece que el Centro Histórico de la Ciudad de México quedará bajo la responsabilidad del jefe de gobierno.

Ello, a través de la autoridad del Centro Histórico, en lo que respecta a regulación urbana, intendencia, mantenimiento, renovación, restauración y conservación de inmuebles y monumentos históricos, advirtió el legislador por Morena, Suárez del Real.

Consideró inconstitucional dicha aprobación, y señaló que es facultad exclusiva del Congreso de la Unión legislar sobre vestigios o restos fósiles y monumentos arqueológicos, artísticos e históricos, cuya conservación es de interés nacional.

La creación de una Autoridad del Centro Histórico, opinó, no ostenta ni el rango ni el poder de la Subdelegación Territorial del Centro Histórico.

El Centro Histórico lo integran 668 manzanas, las cuales albergan edificios de gran valor artístico o histórico y sus construcciones religiosas, civiles, asistenciales, hospitalarias, administrativas, educativas, culturales y de habitación datan de los siglos XVI al XX.

Todas ellas conforman el corazón económico y político de la ciudad, razón por la que en 1987 fue declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad, recordó Suárez del Real.

Advirtió que Morena emprenderá, conjuntamente con los vecinos de la zona, acciones pacíficas en demanda para que la Mesa de Armonización modifique o corrija el referido articulado.