CIUDAD DE MÉXICO, 17 de febrero, (AZCAPO NOTICIAS / CÍRCULO DIGITAL).- Los integrantes del 10º Parlamento de las Niñas y Niños de México 2017, se pronunciaron por garantizar los derechos a la vida, familia e igualdad sustantiva de la niñez mexicana; al sano desarrollo, protección a la salud y seguridad social; educación; libertad de expresión, y acceso a la información. Pidieron no ser discriminados y vivir sin violencia.

 

En la declaratoria dada a conocer por las secretarias de la Mesa Directiva, que preside Ashley Brigette Gómez Lorenzana, en el Salón de Sesiones del Palacio Legislativo de San Lázaro, las y los legisladores infantiles demandaron emprender acciones a favor de los menores migrantes, a través de la creación del Instituto Infantil de Migrantes Mexicanos (IIMM) para atender a niños deportados o en tránsito en el país.

 

Este instituto deberá contar con escuelas especiales, materiales y maestros bilingües, brindar atención y servicios médicos, agilizar trámites de documentos oficiales, implementar albergues temporales para su alimentación y descanso, así como transporte que los ayude a llegar a su lugar de origen.

 

Llamaron a emprender mayores sanciones a secuestradores y asesinos de niñas y niños; en ese sentido, solicitaron la creación de talleres para padres con psicólogos.

 

Propusieron crear un número telefónico a nivel nacional para que niñas y niños denuncien casos de violencia que vivan en sus hogares, escuelas y comunidades; que sociedad, papás, adultos y niños, tengan cuidado y atención a la niñez; y se refuerce y respete la seguridad en general, en las redes sociales, en la calle y en la escuela.

 

Los parlamentarios infantiles pidieron que “a los políticos se les pague menos” y con ese dinero apoyar los servicios de salud, alimentación, seguridad, vivienda y se ayude a las familias pobres, y existan mejores condiciones laborales para los padres, a fin de que brinden atención y afecto a sus hijos.

 

Plantean promover la adopción de niñas, niños y adolescentes por parte de adultos, ya sea individual, en parejas o por personas del mismo sexo, siempre y cuando tengan los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades; además, brindarles amor, tiempo, comprensión y tolerancia. Dar pláticas en las escuelas públicas y privadas, donde se enseñen a los menores, causas y consecuencias del embarazo a temprana edad.

 

Hicieron votos para que se elaboren leyes que obliguen a los padres garantizar la misma atención a sus hijos, aun cuando sean divorciados, bajo pena de sanción; crear una ley para que padres divorciados cumplan con las obligaciones de salud, vestimenta, alimentación, hogar y diversiones de sus hijos.

 

Sugirieron emprender campañas de vigilancia para que se cumpla el derecho a la no discriminación en escuelas, localidades, municipios y en todos los estados del país; crear campañas antidiscriminatorias en todos los lugares, pueblos, medios de comunicación e internet para sensibilizar a todos, un ambiente donde la tolerancia, el respeto y la confianza se pongan en práctica y se valoren, y cuando algún compañero sufre bullying y no lo denuncia, comunicarlo a sus padres para que lo ayuden.

 

Pidieron más suministros médicos y personal certificado para que en todos los lugares exista atención médica rápida, de calidad y gratuita; construir más escuelas regulares con maestros capacitados para niños y niñas con discapacidad.

 

También solicitaron atender la educación; que el gobierno proporcione mejores escuelas, en zonas rurales y con condiciones adecuadas; que a los papás y maestros les paguen lo justo; que en cada ciclo escolar, el gobierno aumente los apoyos económicos que otorga a los padres de familia; que los maestros presenten un examen para verificar su nivel de conocimientos.

 

Rendir cuentas de manera transparente sobre el presupuesto otorgado a la educación; impulsar una campaña para recopilar material escolar y mobiliario y dárselo a las niñas y niños de escuelas con bajos recursos; hacer campañas para que los niños no trabajen y asistan a la escuela a estudiar.

 

Destacaron que la economía familiar se ha visto afectada por el alza de impuestos, lo cual ha repercutido en la deserción escolar, por ello, invitan a todas las instituciones para que brinden facilidades a los alumnos para que adquieran material educativo y financiero teniendo como resultado un desempeño académico de calidad.

 

Se comprometieron a integrar un comité infantil que ayude a las niñas y niños de México para que vivan mejor y crezcan sanamente; dar seguimiento a las propuestas de la declaratoria para que se cumplan y no sea solo una pérdida de tiempo; a seguir luchando por que los niños gocen de una familia integrada y de igualdad sin importar la condición.

 

Hacer valer los derechos de los menores, por medio de acciones que beneficien al desarrollo fundamental y contribuyan a una buena educación; a no ser egoístas para que haya igualdad y seguridad; a no discriminar a nadie por ninguna razón, ayudando a los discapacitados, respetando sus derechos y no hacerlos a un lado; defender a niños y niñas que sufren de bullying, discriminación y violencia familiar, pidiendo apoyo a autoridades y la familia.

 

De igual modo, apoyar a los niños de bajos recursos; tratar con respeto e igualdad a todas las personas; hacer campañas para difundir los derechos de niños, niñas y adolescentes; no abusar de las redes sociales, medios de comunicación videojuegos y entretenimiento durante la noche: hacer campañas para que los niños no trabajen y asistan a la escuela, así como ser portadores de los derechos de esta población y defenderlos para un mejor futuro.

 

La presidenta de la Mesa Directiva del 10º Parlamento de las Niñas y Niños, Ashley Brigette Gómez Lorenzana, pidió al presidente de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños Aguilar remitir la declaratoria a los Poderes de la Unión; a la Comisión de Derechos de la Niñez y a las instituciones convocantes para darle seguimiento.

 

Se instruyó a diputadas y diputados infantiles, entregar la declaratoria al gobernador constitucional de su estado, al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, a los Congresos locales y a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, a los presidentes municipales, a los directores de sus escuelas, a sus padres y a sus compañeras y compañeros.