CIUDAD DE MÉXICO, 23 de enero, (AZCAPO NOTICIAS / CÍRCULO DIGITAL).- La Asamblea Constituyente deberá ofrecer una disculpa pública a Mardonio Carballo Manuel, quien solicitó licencia para separarse del cargo como constituyente, debido a la discriminación de la que fue víctima.

A través del oficio COPRED/DCND/SAC/15/2017, difundido este lunes en la cuenta de Twitter @COPRED_CDMX, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred) difundió el exhorto a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

En el documento indicó que Mardonio Carballo Manuel, quien fungía como presidente de la Comisión de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes, solicitó en diciembre pasado licencia para separarse de su cargo.

El escritor indicó que además de un ejercicio parlamentario «secuestrado por cuotas partidistas», fui «invalidado», su voz y experiencia de vida «perdió fuerza y validez ante la violencia imperante en la comisión, ante el hecho de creerme sujeto de derecho y objeto de estudio al mismo tiempo».

Por ello, el Copred abrió el expediente y mediante oficio solicitó al presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Encinas Rodríguez, la apertura de un procedimiento de reclamación.

Asimismo, un informe escrito sobre los hechos, el cual debería contener elementos que constaten la existencia o no de los actos u omisiones atribuidos a dicha comisión, añadió.

Como respuesta, el diputado Encinas Rodríguez indicó que la Mesa Directiva no contaba con elementos para acreditar si existieron o no actos de discriminación contra Carballo Manuel, pero puso a disposición las videograbaciones y versiones estenográficas de las sesiones de trabajo de la comisión.

Después de revisar el material, el Copred consideró necesario atender las denuncias realizadas por Mardonio Carballo, que por sí mismas atentan contra la dignidad, el derecho a la igualdad y no discriminación.

También advirtió la falta de receptividad de los integrantes de la comisión, al no advertir que sus conductas «al calor de las discusiones» cayeron en expresiones que fueron percibidas como discriminatorias.

Además recomendó entablar comunicación con el agraviado, para que sean considerados sus comentarios y puntos de vista en el contenido del texto constitucional en materia de derechos indígenas, e informar las acciones que lleven a cabo para cumplir este punto.

De igual manera, llamó a abordar con especial cuidado el tema de los derechos de las comunidades y pueblos indígenas, favoreciendo el diálogo y el consenso.

El organismo del gobierno de la Ciudad de México, presidido por Jacqueline L’Hoist Tapia, estableció un plazo de cinco días, a partir de la recepción del oficio, para informar de las acciones emprendidas.