CIUDAD DE MÉXICO, 10 de febrero, (VIBRACIONES CAPITAL/CÍRCULO DIGITAL).—  El senador Mario Delgado Carrillo aseguró que a pesar de que el 4 y 11 de febrero los precios de las gasolinas debían ajustarse a la baja, el Gobierno de Peña Nieto decidió mantener los precios vigentes desde el primero de enero, imponiendo un nuevo gasolinazo a los mexicanos.

El integrante de la Comisión de Hacienda refirió que ahora que el precio internacional ha bajado y el tipo de cambio se mantiene, para el 11 de febrero, fecha de un nuevo gasolinazo anunciado desde el año pasado, los combustibles deberían bajar.

«Si comparamos las condiciones que según el propio gobierno determinan el precio de los combustibles de la semana pasada contra su comportamiento en esta semana, no existe justificación alguna para mantener los elevados precios de las gasolinas», señaló.

También, el legislador informó que el precio de la gasolina regular en la Costa del Golfo de Estados Unidos pasó de cotizarse de $8.46 pesos por litro, durante la semana del 30 de enero al 3 de febrero, a $8.17 en promedio, del 4 al 9 de febrero, de acuerdo con las cotizaciones que publica todos los días la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos.

«Si aplicamos estos valores a las fórmulas que la Secretaría de Hacienda utilizó para justificar los gasolinazos, este fin de semana los combustibles, lejos de mantenerse en los mismos precios, deberían tener una disminución de 7.5% para la gasolina Magna y del 10% para la Premium, para quedar en $14.79 y $15.99, respectivamente», puntualizó Mario Delgado.

Bajo esta lógica, detalló que el anuncio del Gobierno de brindar supuestos estímulos fiscales para mantener los precios de las gasolinas, demuestra que las familias mexicanas están a merced del manejo político y discrecional del gobierno de Peña.

«Si todos los factores que determinan el costo bajan, y el precio se mantiene, ese excedente se va a quedar en la bolsa del gobierno y de las empresas privadas que controlarán el negocio de las gasolinas en México», subrayó.