CIUDAD DE MÉXICO, 21 de enero, (AZCAPO NOTICIAS/CÍRCULO DIGITAL).—  La diputada Ana Juana Ángeles Valencia demandó a los titulares de los tres poderes locales de la Ciudad de México esclarecer el monto y el destino de los recortes presupuestales que no precisaron durante la conferencia de prensa para dar a conocer las medidas de austeridad y racionalidad ante el impacto del alza a los combustibles que realizarán cada uno.

Señaló que es necesario precisar en qué se van a destinar los recursos que no se ejercerán al anular la entrega de bonos de productividad semestral al personal de mandos medios y superiores, la reducción de vales de despensa a los mismos mandos, pero sobre todo, el monto de estos aplicables en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México (ALDF).

Ángeles Valencia hizo un llamado al gobierno capitalino a garantizar que el alza en el precio de los combustibles y la energía eléctrica, no repercuta en los programas destinados a la población de escasos recursos y grupos vulnerables.

Expuso que de acuerdo con cifras oficiales en la Ciudad de México hay dos millones 565 mil personas en alto índice de pobreza, equivalentes a 28.9 por ciento de su población.

Refirió que 175 programas que se aplican en la capital del país para adultos mayores, útiles y uniformes escolares gratuitos, comedores públicos, víctimas de violencia familiar, Agua en tu Casa y Médico en tu Casa, entre otros, atienden a personas en situación de necesidad.

Ángeles Valencia argumentó que la afectación al incremento de los hidrocarburos también repercute en la economía familiar, pues necesariamente los empresarios, que también son afectados, tendrán que transferir los costos a los bienes y servicios.

Hizo notar que al inicio de la VII Legislatura de la ALDF, el Grupo Parlamentario de Morena (GPM) expresó su postura respecto a la austeridad que debía prevalecer en el uso de los recursos públicos y recordó la necesidad de recortar mil millones de pesos en ese momento. Precisó que para el ejercicio fiscal de 2017 se planteó reducir el presupuesto a la ALDF para generar un ahorro de 930 millones de pesos.

Explicó que el planteamiento del GPM es asignar 250 millones de pesos para incluir a personas de la tercera edad que no reciben pensión alimentaria; 250 millones de pesos para la red de comedores comunitarios; 125 millones de pesos para mejorar los servicios educativos de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), cantidad similar para el Instituto de Educación Media Superior y 201 millones de pesos para fortalecer el sistema de transporte M-1 (RTP).

Sostuvo que en esta crisis económica es necesario apuntalar todos los programas sociales y atender a los grupos vulnerables en primera instancia, la educación para combatir los altos índices de violencia local y sobre todo, facilitar la movilidad de los habitantes de la capital del país sin aumentar las tarifas por el gasolinazo.

En cuanto a los recortes que prevé el Gobierno de la Ciudad de México y el Tribunal de Justicia del Distrito Federal dijo que podrían cubrirse los déficits que existen para ampliar las líneas del Sistema de Transporte Colectivo, Metro, ampliar las unidades y rutas del Trolebús y Tren Ligero que no requieren de hidrocarburos.

En ese sentido y ante la temporada en que se registran inversiones térmicas de superficie, que provoca concentraciones de contaminantes atmosféricos en la Cuenca del Valle de México, exigió al jefe de Gobierno cumplir con el programa de retiro y sustitución de Microbuses altamente contaminantes y peligrosos para el traslado de pasajeros porque la mayoría no cuentan con la mínima seguridad interior en caso de una colisión.

Indicó que es necesario conocer el número de plazas vacantes, dentro de la administración de los tres Poderes, así como los puestos, niveles, la percepción mensual y dónde se ubican, además de conocer con certeza la cantidad que se ahorraría al congelar plazas laborales, información de la que pocas veces existe interés por conocer y que esta ocasión es un momento oportuno.