CIUDAD DE MÉXICO, 24 de enero, (ATIZAPÁN HOY / CÍRCULO DIGITAL).- El presidente de la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados, Jorge Dávila Flores, aseguró que la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, traerá beneficios a los tres países que lo integran.

En entrevista, señaló que no deben perderse de vista los cinco principios básicos que guiarán la negociación con Estados Unidos en la defensa de la soberanía nacional; el respeto al Estado de derecho de ambos países: visión constructiva y propositiva, para alcanzar una negociación de ganar-ganar.

Además, imprimir dinamismo y competitividad a la integración de los tres países de Norteamérica, México, Canadá y Estados Unidos.

Así como una negociación que incluya todos los temas, incluso migración y seguridad, pero con una posición de acuerdo y conciliación, no de confrontación, ni de sumisión, como lo expuso el presidente Enrique Peña Nieto.

También, Dávila Flores añadió, los diez objetivos para redefinir la relación de México con el nuevo gobierno de Estados Unidos, serán cruciales y son:

Que exista el compromiso de garantizar el trato humano y respetar los derechos de los migrantes mexicanos; que cualquier repatriación de migrantes indocumentados se apegue a los protocolos alcanzados y que se mejoren, sobre la base de un trato digno y respetuoso; compromiso concreto para trabajar de manera conjunta, para promover el desarrollo de los países de Centroamérica.

Asegurar el libre flujo de remesas de mexicanos, que a noviembre del año pasado sumaron más de 24 mil millones de dólares; corresponsabilidad de Estados Unidos con México, para detener el ingreso ilegal de armas y dinero de procedencia ilícita; preservar el libre comercio entre los tres países, exentando cualquier arancel o cuota, como ha ocurrido desde 2008.

Modernizar el marco comercial de América del Norte, incluyendo nuevos sectores, como las telecomunicaciones, la energía y el comercio electrónico; cualquier ajuste en el acuerdo comercial, debe traducirse en mejores salarios para los trabajadores de México, sobre una base de mayor productividad y competitividad.

Proteger el flujo de inversiones hacia México y dar certidumbre al comercio entre los tres países y trabajar por una frontera que una y no que divida, ya que México no cree en los muros para garantizar la seguridad, sino en los puentes, cruces carreteros y ferroviarios y en el uso de tecnología, como los mejores aliados para impulsar una buena vecindad.

«Con estas bases más que riesgos, la actualización del tratado en temas que no se habían incluido, como energía, biotecnología, telecomunicaciones y el comercio electrónico, entre otros, representa oportunidades para mejorar este acuerdo, que ha sido benéfico para la economía de toda la región», aseguró.

El legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) manifestó que nuestro país tiene otras oportunidades para diversificar sus relaciones comerciales, prueba de ello son los numerosos tratados que ha suscrito con naciones de todo el mundo y los acuerdos bilaterales que tratará de concretar con los miembros de la zona transpacífica, que valoran la privilegiada ubicación geográfica y logística de México.

Reveló que el próximo 2 de febrero, Albert Zapanta, presidente de la Cámara de Comercio Estados Unidos-México y negociador del TLCAN, visitará el Palacio de San Lázaro, para dialogar con los integrantes de la Comisión de Economía.

Finalmente, puntualizó que días después, el 8 de febrero, se llevará a cabo un foro con expertos sobre el futuro del tratado.