CIUDAD DE MÉXICO, 20 de diciembre, (ATIZAPÁN HOY/CÍRCULO DIGITAL).—   El consejero del INE, Ciro Murayama, destacó la importancia de la modificación al Artículo 16 constitucional que aprobó el Senado de la República.

Dijo que fortalece la independencia y autonomía de los Organismos Públicos Electorales Locales (OPLEs) a la hora de formular sus proyectos de presupuesto directamente ante los Congresos locales.

“Lo que hemos estado viendo es que los OPLEs hacen sus proyectos, lo envían al Ejecutivo Local y éste en vez de engrapar, digamos, la propuesta del organismo local electoral al otro presupuesto que somete a consideración del Congreso, lo modifica y lo recorta”, explicó en entrevista.

Esta situación, dijo, sería tanto como si la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP), recortara el presupuesto que solicita el Institutio Nacional Electoral (INE) antes de que sea remitido a la Cámara de Diputados para su aprobación, “lo cual sería incorrecto, sería una intromisión a nuestra autonomía”.

Myurayama Rendón aclaró que en los más de 20 años de autonomía del otrora Instituto Federal Electoral (IFE) y, posteriormente, el INE, nunca se ha presentado una situación similar a la de los organismos locales electorales.

Sin embargo, refirió que en las entidades, “los gobernadores son mucho menos respetuosos de la autonomía de la autoridad electoral, por eso este cambio (constitucional) es importante”.

Corresponderá ahora a la Cámara de Diputados aprobar el proyecto de decreto que le remitió la Cámara Alta y, posteriormente deberá ser aprobado por la mayoría de los Congresos locales, dado que se trata de un cambio a la Constitución, expuso el consejero electoral.

Cuestionado sobre si la aprobación de la modificación constitucional “daría un respiro” a los consejos locales, refirió que sin duda, “limitaría la arbitrariedad de los gobernadores y eso, está bien”.

A pregunta expresa, el también presidente de la Comisión de Vinculación con los OPLEs, dijo que en ocasiones los organismos electorales locales no cuentan con recursos para pagarle al INE, a los proveedores e incluso, a sus trabajadores.

“A veces los Congresos aprueban cifras recortadas y después no entregan los recursos a tiempo y como las elecciones se deben hacer en plazos fatales puede ser peligroso que no lleguen los recursos a tiempo”, concluyó.