CIUDAD DE MÉXICO, 03 de enero, (AMPRYT / CÍRCULO DIGITAL).-Por Raúl Adorno Jiménez. La asambleísta Francis Pirín Cigarrero llamó a las autoridades capitalinas y a los concesionarios del transporte público a buscar un acuerdo moderado y racional en el posible incremento de las tarifas para afectar lo menos posible el bolsillo de la ciudadanía.

La presidenta de la Comisión de Movilidad de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal comentó a Notimex que desde los microbuses, pasando por los taxis y hasta quienes prestan el servicio de Uber, están solicitando una revisión de sus tarifas para hacer frente a los nuevos precios de las gasolinas.

Al aclarar que todavía no hay una decisión oficial sobre el posible aumento en el pasaje del transporte público concesionado, la legisladora expuso que hay planteamientos de parte de los dirigentes que piden hasta un 30 por ciento de incremento.

Sin embargo, resaltó que ello dependerá de las negociaciones y los acuerdos que logren entre concesionarios y las autoridades del gobierno capitalino.

La diputada local perredista sostuvo que los concesionarios están en su derecho de pedir un incremento a sus tarifas porque de ello depende la manutención de sus familias, pero éste debe hacerse tomando en cuenta que quienes usan el transporte público concesionado son las clases media y baja de la Ciudad de México.

Insistió en que los asalariados quienes menos ganan son los que a diario se transportan en el microbús, la combi o el Metrobús para trasladarse a su trabajo y después de regreso a sus casas, lo que representa un gasto considerable que repercute en su economía.

Celebró que haya disposición del gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Movilidad para establecer un diálogo con los transportistas y llegar a un acuerdo que sirva a los concesionarios para resarcir cuando menos en parte el costo que tendrán que asumir por el nuevo precio de las gasolinas.

También festejó que tanto el gobierno capitalino como la propia ALDF hayan decidido no incrementar el transporte masivo como el Metro, Tren Ligero y trolebuses, con el fin de proteger la economía de los habitantes de la Ciudad de México.

“Yo creo que el gobierno de la ciudad y, particularmente, el secretario de Movilidad, Héctor Serrano, debe actuar de manera inteligente, porque obviamente nadie está de acuerdo con los incrementos al pasaje; sin embargo, también debe tomarse en cuenta la situación de los concesionaros”, subrayó.

Obviamente, dijo, no podemos hablar de un subsidio a los concesionaros del transporte público, pero tampoco se les puede pedir mayor sacrificio, de tal manera que, reiteró, se debe llegar a un acuerdo para que el incremento no le pegue de manera drástica al bolsillo de los ciudadanos.