CIUDAD DE MÉXICO, 02 de febrero, (VIBRACIONES CAPITAL/CÍRCULO DIGITAL).—  La diputada local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Janet Hernández Sotelo, afirmó que no se permitirá otro “gasolinazo” en Iztapalapa, ya que los aumentos representan ”puñaladas” a la economía de las familias, deterioran su ingreso y conllevan aumentos a productos básicos.

Durante diversas manifestaciones conjuntas y coordinadas a lo largo del territorio iztapalapense y en la explanada de esta demarcación, la legisladora se pronunció por acabar con los aumentos a las gasolinas y al gas LP, así como al recién aumento que se anunció hoy a la luz doméstica.

Cientos de familias salieron a las calles a manifestarse por decisiones unilaterales que se han realizado desde el gobierno federal y que no contemplan los bajos ingresos de las personas, quienes sufren con los altos costos de los combustibles y de la canasta básica.

En las protestas simultáneas realizadas en Iztapalapa se lanzaron consignas contra lo que consideraron abusos de incrementos al gas LP, gasolina y luz. Por ello, la asambleísta afirmó que el gobierno federal debe recapacitar en decisiones de este tipo que lo único que provocan es la inconformidad del pueblo.

Las manifestaciones simultáneas se realizaron en las ocho zonas territoriales: de Iztapalapa; Aculco Biógrafos 28 colonia Nueva Rosita; Cabeza de Juárez Periférico y Eje 5 Sur; Centro 24 de Abril y Eje 5 Sur colonia Leyes de Reforma; Ermita Zaragoza en la colonia Solidaridad; Estrella camino a Cerro de la Estrella en Santuario; Paraje San Juan en Las Peñas; San Lorenzo Tezonco en Zacatlán y ave Tláhuac; y en Santa Catarina en Camino a Santiago, Santiago Acahualtepec, así como en la sede delegacional de Iztapalapa.

Hernández Sotelo indicó que derivado de las reformas estructurales que el país adoptó recientemente, a partir del mes de enero del 2017 los precios del gas LP, al igual que las gasolinas y el diésel serán liberados, esto significa que van a tener variaciones permanentes; se calcula que serán revisados y actualizados cada semana, en tanto la autoridad argumenta, que los consumidores estarán en libertad de comprarle al distribuidor que mejor precio les ofrezca en el mercado.

El gas LP es utilizado en 5 de cada 7 hogares, esto representa 19.5 millones de un total de 26.9 millones que existen en el país, esto representa un 70% de la población que utiliza este energético; en tanto, el 30% restante usa electricidad, madera, carbón y residuos de cosecha.

El precio del gas licuado (LP) ya se ha incrementado en las últimas semanas y afectará la economía de las familias de los trabajadores de la Ciudad de México porque perciben salarios bajos.

Si consideramos, dijo, que a partir del mes de enero del 2017 los precios del gas LP ya fueron liberados y serán ajustados preferentemente al alza de manera semanal, el consumidor será afectado directamente, en virtud de que los salarios no se actualizan conforme al alza de precios o la inflación de la economía.

Indicó que estará firme en la lucha de inconformidad de la ciudadanía contra el “gasolinazo”, que fue impuesto sin tomar en cuenta a las personas que requieren del consumo de estos combustibles.