Ciudad de México, 27 Septiembre (CDMX MAGACÍN).-En México no se respeta el Estado de Derecho, no hay certeza jurídica ni legalidad y tampoco hemos desarrollado contrapesos republicanos, sin embargo y a pesar de la pandemia, hay un camino de esperanza y los cambios principales van a venir pronto, porque el actor estelar de la democracia es el ciudadano, es el que paga y el que manda, dijo el Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, Juan Carlos Romero Hicks.

Agregó que, para consolidar un régimen democrático en nuestro país, se requiere pluralidad en los Congresos y un espíritu federalista, tareas en donde poco se ha cumplido.

Dijo que la mayoría pensaba hace 24 meses que, pasada la incertidumbre electoral, la vida interna de la Nación se ajustaría a las nuevas circunstancias porque así ocurre normalmente en muchas democracias. Sin embargo, no fue así, hoy  no hay Estado de Derecho, no hay certeza jurídica, ni tampoco legalidad.

Consideró que la seguridad jurídica no se reduce a un tema entre policías y delincuentes. Tiene que ver con el Estado de Derecho, salud, educación, empleo servicios básicos, convivencia ciudadana; instancias del aparato público, municipios, estados y federación, poniendo en el centro al ciudadano.

“No hay país en el mundo que haya resuelto el tema de seguridad, de la paz y la justicia sin la participación ciudadana. Nadie va a cuidar mejor a nuestros hijos, nietos, sobrinos y vecinos que la propia sociedad, pero no lo hemos entendido así”, precisó.

Actualmente, agregó, México está enfermo de cuatro grandes cánceres:

El primero: el país se desmorona porque quiebran sus valores y las instituciones.

El segundo, padecemos del cáncer crónico de la pobreza y la desigualdad, de una economía que no distribuye el ingreso y eso pasa por educación, salud, alimentación, seguridad social, nutrición, vivienda, servicios a la vivienda y sobre todo el ingreso familiar.

Tercero, el cáncer de la inseguridad con la violencia y es el que más preocupa después de la pandemia.

Cuarto, la corrupción acompañada de impunidad.

 

LOS RETOS DE CORTO PLAZO

Para Romero Hicks el tema de la salud es uno de los retos de corto plazo que enfrentamos como sociedad.

Nuestra generación no había tenido la necesidad de parar la economía para atender la salud y lo que más le preocupa a la persona hoy es que se va a dormir asustado y despierta alterado porque tiene el tema enfrente, con la pérdida de un familiar, de la economía, el ingreso y el empleo directo.

Aseguró que ha habido un pésimo manejo de la pandemia y los más de 75 000 muertos son la muestra de un gobierno federal fracasado, que minimizó la gravedad y hasta se burló del COVID-19.

“Ningún pronóstico que han hecho los funcionarios responsables es acertado, son inconsistentes. Si ya teníamos un sistema de salud debilitado, con desabasto de medicinas, niños con cáncer sin atención y un deficiente rediseño institucional del sector salud se lanzaron a la aventura de desmantelar el Seguro Popular. En la práctica vemos un gobierno rebasado que, en lugar de estimular la unidad nacional, difunde el virus del odio, la soberbia, la división social con un conjunto de distractores mediáticos”, destacó.

Otro de los retos a resolver en el corto plazo, de acuerdo al Coordinador de la bancada panista es el económico.

En las dos Cámaras Legislativas los partidos políticos propusieron el Ingreso Básico Universal de 3,746 pesos, para que las familias hagan frente a la pandemia, pero no, el presidente López Obrador no escucha o no quiere ver que la economía decrecerá del 8 al 12 por ciento y que también están bajando la inversión y el ahorro.

“Hay un segmento de la población que ha perdido el empleo y que ha generado micro talleres-comercios en abonos y está perdiendo su fuente de ingresos; es más rápido, en ocasiones, expedir un acta de defunción de un taller o de un negocio, que un acta de defunción de una persona”, resaltó.

Los diputados del PAN, dijo, han propuesto reasignar el Presupuesto de Egresos de la Federación del próximo año, generar estímulos para tarifas eléctricas, un seguro de desempleo, modernizar las leyes para poner condiciones mínimas al teletrabajo o a distancia, resolver el gran pasivo que representa el régimen de pensiones. Tenemos que hacer una política fiscal de una manera diferente.

Por otra parte, destacó que el 2019 fue el año con más homicidios en la historia reciente y si ya antes de marzo, sin pandemia teníamos cifras alarmantes ahora con corrupción y crisis política ha habido un desgaste de todas las instituciones, en lo municipal, estatal y federal; el crimen organizado ha sacado tajadas de beneficios frente a todo esto.

Romero Hicks advirtió que en México no estamos dialogando, necesitamos aprender a dialogar porque cuando uno escucha a los demás corre el riesgo de aprender y ese riesgo tenemos que correrlo absolutamente todos los días.

“La pandemia nos tiene que dar caminos de esperanza de un cambio renovado por parte de todos nosotros. Y me niego a que muera la esperanza; tenemos que construir mejores condiciones”, finalizó.