NUEVA YORK, 04 de febrero, (ESFERA EMPRESARIAL/CÍRCULO DIGITAL).—  No sólo para los mexicanos han sido la pesadilla las órdenes a la velocidad de un tuit. Ahora, una de las industrias más relevantes de Estados Unidos, la tecnológica, se ha visto afectada por las decisiones del flamante presidente norteamericano.

Microsoft, ha pedido formalmente a la administración del presidente Donald Trump que establezca de manera oficial, una excepción a la orden ejecutiva liberada hace unos días con relación a la nueva prohibición de inmigración.

Uno de los temores de Microsoft, consiste en que los titulares de las visas, provenientes de los siete países afectados por la restricción, se encuentren en peligro al salir del país por negocios o urgencias familiares; y luego se vean bloqueados al reingresar.

En una carta abierta, el presidente y director jurídico de la firma, Brad Smith, declaró, “nuestra empresa es una entre muchas, que ha expresado sus opiniones, seguiremos participando enérgica y constructivamente en las discusiones públicas que ayudan a definir nuestros procesos democráticos”.

Microsoft ha manifestado que hasta ahora, afecta a 76 empleados y por ende a sus familias

Sucede que la medida ejecutiva de la administración Trump, afecta a 76 empleados que tienen visa de no inmigrante y sus familiares. Microsoft , es una de las varias compañías de tecnología que ha tenido que lidiar con empleados afectados por el reciente bloqueo.

Esta cuestión no sólo impide el ingreso de refugiados inmigrantes, sino que impacta en aquellos empleados legales que tienen necesidades de salir y de reingresar a Estados Unidos.

De momento, la cuestión se centra en cómo Estados Unidos debe tratar a refugiados e inmigrantes, mientras que, si la actual línea de resistencia de Donald Trump en contra de ellos, es constitucional. El asunto sigue sin respuesta.