CIUDAD DE MÉXICO, 22 de enero, (ATIZAPÁN HOY/CÍRCULO DIGITAL).—  El senador del PRD, Zoé Robledo Aburto, solicitó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y al Gobierno del estado de Chiapas, que de manera conjunta y coordinada implementen programas de protección, reproducción y conservación de ejemplares de Tapir en áreas naturales protegidas del Estado de Chiapas.

A través de un punto de acuerdo, turnado a la Segunda Comisión, el legislador también exhortó a la dependencia federal y al gobierno chiapaneco, para que se lleven a cabo programas de apoyo a Instituciones dedicadas a fomentar la reproducción y conservación del Tapir en el estado de Chiapas y así, ayudar al balance ecológico.

Robledo Aburto explicó que el Tapir Centroamericano es una de las cuatro especies de tapires en el mundo y la única que habita en México y es el mamífero terrestre más grande del sureste mexicano, llegando a medir hasta dos metros de longitud, con un peso que va desde los 150 kilogramos a los 300 en los animales adultos.

Señaló que los tapires centroamericanos solían distribuirse de manera prácticamente continua desde el norte de Colombia y Ecuador hasta el sur de México; sin embargo, abundó, debido a la cacería y la destrucción de su hábitat, ahora su distribución se encuentra restringida a unos cuantos remanentes de bosque para mantener sus poblaciones.

Puntualizó que de acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, por sus siglas en inglés) el Tapir de Baird es una especie clasificada en peligro, y se estima que en las últimas tres décadas su población se ha reducido en más de un 50 por ciento, quedando poco más de 5 mil y el número sigue en descenso.

En México, agregó, el Tapir centroamericano se encuentra extinto en Guerrero, Veracruz, Tabasco y Yucatán; sus poblaciones remanentes se concentran en Chiapas, Quintana Roo, Campeche y Oaxaca, con un total de 120 ejemplares, distribuidos en zoológicos y en vida silvestre.

Al señalar que el Tapir cumple un papel importante en el ecosistema, pues contribuye al balance del mismo, además, siendo una especie herbívora, contribuye a la germinación de las semillas al expulsarlas a través de su excremento, dijo que también se le considera como una especie sombrilla, por lo que al proteger a este ejemplar y su hábitat, se está protegiendo otra serie de especies tanto flora y fauna, que se encuentran en una estrecha relación con la ecología.

Debido a ello, indicó que es importante proteger su hábitat y fomentar la creación de corredores biológicos, la promoción de la educación ambiental e incentivar actividades productivas compatibles con su conservación, así como el apoyo de la sociedad civil para proteger y cuidar las áreas ecológicas.