CIUDAD DE MÉXICO, 26 de noviembre, (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- Jesús Zambrano Grijalva, Vicecoordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados convocó al Gobierno Federal y a los sectores empresarial y obrero, a retomar -a la brevedad- la agenda salarial impulsada por este instituto político y  considerar la propuesta hecha por la Coparmex y la CTM en noviembre pasado de realizar un incremento a los mínimos de entre 89.35 y 100.00 pesos diarios.

 

Zambrano Grijalva se congratuló de que los sectores empresarial y laboral estén en el mismo tenor que el PRD para incrementar el salario mínimo a un nivel digno, y enfatizó que es urgente constatar la situación que, en este tema, enfrenta la población dado que los siete pesos anunciados por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) a principios del mes en curso y que entrarán en vigor en una semana más, quedaron rebasados y sin efecto ante la escalada de precios que comienza a darse previo al incremento en el importe de la gasolina que, sin duda –dijo- se endurecerá una vez que el mismo se libere a partir del 1° de enero, además del impacto que está generando la depreciación del peso frente al dólar sobre la economía nacional.

 

Añadió que el Gobierno Federal tiene que ser sensible a las condiciones de estrechez en las que  ya se encuentran millones de mexicanos y aceptar que de nada servirán los 80.04 pesos avalados para 2017 cuando ya hay pronunciamientos y alternativas generadas desde las confederaciones Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y de Trabajadores de México (CTM) para que los salarios mínimos se ajusten de modo que esas familias tengan lo mínimo para alimentarse, ya no se diga para cubrir otras necesidades.

 

Alertó que aun cuando el Gobierno Federal busca generar certeza sobre la ciudadanía, es claro que el país se encuentra en un serio problema si se recuerda que la propia Organización Mundial de Comercio ha posicionado a México en el segundo lugar de países que más importan mercancías, con compras principalmente a Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur, Alemania, Canadá, Malasia, Italia, Taiwán y España; superiores a los 300 mil millones de dólares (más del 35 por ciento de nuestro PIB), lo cual habla de un fuerte esfuerzo que esto implicará para nuestra moneda y, por lo tanto, para la ya aniquilada economía de quienes menos tienen.

 

Jesús Zambrano expuso que las condiciones económicas nacionales no son del todo favorables cuando –de acuerdo con el INEGI- la inflación alcanzó su nivel más alto de los últimos dos años, al llegar hasta el 3.48% (a tasa anual), en la primera quincena de diciembre derivado del tipo de cambio.

 

Y si a ello le sumamos que durante los primeros 11 meses de este 2016 Pemex registró la menor producción promedio de crudo y en cambio, operó la mayor importación de gasolinas con relación a últimos 26 años, quiere decir que las cosas se pondrán muy difíciles.

 

El Diputado Federal fustigó en este sentido, las acciones que se han emprendido en el supuesto desabasto de gasolina en varias entidades del país y que no tiene otro propósito más que el de justificar el aumento de su costo por lo que exigió al Gobierno Federal y a Pemex que resuelvan de inmediato el problema económico y social que han creado por la carencia de gasolina.

 

“¿Para eso querían su privatizadora e inservible Reforma Energética”?, cuestionó.

 

Criticó, de hecho, las afirmaciones realizadas por la dirección de Petróleos Mexicanos respecto a que el precio de la gasolina podría oscilar entre 15 y 20 por ciento más durante 2017 en razón de que -a partir del próximo año- “serán las fuerzas del mercado quienes definan el precio del combustible”, y justificando que “todo tiene un costo”; mientras tanto, la población será quien los asuma con un salario totalmente pulverizado.

 

Recordó finalmente, que está pendiente la Ley Reglamentaria de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) que sustituye a la figura del Salario Mínimo en operaciones administrativas como multas o disposiciones financieras, y que es producto de la desindexación que promovió el PRD para facilitar la posibilidad de incrementos al minisalario sin que ello implique efectos inflacionarios para el país.

 

Dijo que sin ese reglamento, sigue habiendo espacios de duda sobre cómo dar certeza a la economía de los mexicanos.