WASHINGTON, 10 de febrero, (MOMENTO INFORMATIVO/CÍRCULO DIGITAL).—  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó este jueves al panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de tomar una “decisión política” en relación con su veto migratorio a refugiados y viajeros de siete países.

En breves declaraciones a reporteros en la Casa Blanca, el mandatario confió sin embargo en que ganará “fácilmente” el caso en los tribunales.

“Es una decisión política y nos veremos en la corte”, dijo Trump luego del revés judicial en que la Corte de Apelaciones mantuvo en suspenso la aplicación de su orden ejecutiva contra refugiados y viajeros de

Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

“Tenemos una situación en que la seguridad de nuestro país está en juego. Y es una situación muy, muy seria, así que aguardo verlos en la corte… Esta es sólo una decisión, pero ganaremos el caso… En mi opinión es una decisión que ganaremos muy fácilmente”, explicó.

Trump no dejó en claro cuál será el curso de acción de su gobierno en el proceso de apelación judicial.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones determinó de manera unánime mantener vigente el dictamen del juez federal de Seattle, James Robart, por lo cual no se implementará la restricción migratoria a los siete países de mayoría musulmana vetados por Trump.

El Departamento de Justicia tiene la opción de presentar la apelación ante el pleno de 11 magistrados de la Corte de Apelaciones, o dirigirla directamente a la Suprema Corte de Justicia.

En caso de mantener el litigio preliminar en la corte de San Francisco, se establecería un panel de 11 magistrados escogidos al azar.

Si decide la opción de la Corte Suprema, el caso será recibido por el magistrado Anthony Kennedy, quien tiene a su cargo la supervisión del Noveno Circuito y quien decidirá si lo analiza en lo individual o ante los ocho magistrados.

Actualmente el máximo tribunal de Estados Unidos cuenta con ocho de los nueve magistrados, cuatro de los cuales son liberales y cuatro conservadores. Ante la posibilidad de un empate, se mantendría la suspensión del veto migratorio.