CIUDAD DE MÉXICO, 14 de diciembre, (ATIZAPÁN HOY/CÍRCULO DIGITAL).—  La diputada María Eugenia Lozano demandó a diversas autoridades del gobierno capitalino resolver los problemas de movilidad e inseguridad que han convertido en un verdadero caos la zona de obras del Deprimido Mixcoac.

Al calificar de insostenible la falta de actuación de las autoridades para atender los daños ambientales, auditivos, de seguridad y movilidad en esa zona, exhortó en un punto de acuerdo a las autoridades de Movilidad, del Medio Ambiente, de Obras y Servicios y la de Seguridad Pública a que atiendan las demandas de vecinos de cinco colonias.

Aseguró que las obras del desnivel tienen en jaque a quienes transitan por esa zona, pues el incremento del tránsito vehicular y la contaminación auditiva provocada por el ruido de la maquinaria de las obras, está generando enfrentamientos entre automovilistas, peatones y vecinos de las colonias afectadas.

Explicó que por las obras del deprimido Mixcoac se redujeron varios carriles de avenidas principales de confluyen por la zona. “Los vecinos tienen que lidiar a diario con el ruido de la maquinaria, sortear en su camino varillas, arena y material de construcción, lo que aunado a los cortes a la circulación que se realizan sobre Barranca del Muerto, de Minerva a Circuito Interior y modificaciones en la calle Margaritas, han provocado una verdadero caos vehicular”.

A esta problemática se suman las inundaciones de aguas negras que se han registrado y de las que ninguna autoridad atiende. Desgraciadamente las demandas de los vecinos no han sido escuchadas, aun cuando se han visto en la necesidad de iniciar acciones legales.

Explicó que el problema más complicado es la movilidad que ha sido entorpecida por el cierre arbitrario de calles que han convertido a esta zona en una “ratonera”, al impedir la libre entrada y salida de los vecinos; los automóviles tardan más de 20 minutos en cruzar una calle; no hay elementos de tránsito que apoyen la vialidad y semáforos descompuestos hasta por más de tres días generan choques y altercados entre los automovilistas.

Además, la falta de señalización para peatones en Barranca del Muerto en el tramo comprendido de Mixcoac a Insurgentes, ha provocado accidentes menores entre transeúntes y automovilistas. “Y lo que es peor, los índices de inseguridad se han elevado por la falta de policías que vigilen la integridad de quienes transitan por ahí”.