La división de poderes no implica confrontación pues existen múltiples puntos de coincidencia para impulsar la democracia y los derechos humanos en el país, así lo señaló el Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al firmar un convenio de colaboración con la presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Olga Sánchez Cordero, enfocado en fortalecer la capacitación en diferentes áreas. Foto: Especial.


Ciudad de México, 24 de noviembre 2021 (REDACCIÓN / CDMX MAGACÍN).- La división de poderes no implica confrontación pues existen múltiples puntos de coincidencia para impulsar la democracia y los derechos humanos en el país, así lo señaló el Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al firmar un convenio de colaboración con la presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Olga Sánchez Cordero, enfocado en fortalecer la capacitación en diferentes áreas.

El convenio contempla ampliar el intercambio de información entre ambas instituciones, así como promover una mayor capacitación y profesionalización de los servidores públicos de ambas instancias.

De tal suerte se prevén cursos, talleres, seminarios, diplomados, a través de los cuales las y los servidores públicos de la Cámara de Senadores tendrán la posibilidad de ampliar su conocimiento sobre la justicia electoral y del cómo desde el Tribunal Electoral se protegen los derechos políticos y electorales, mediante la oferta de posgrados que ofrece la EJE del TEPJF.

Rodríguez Mondragón afirmó que con este convenio se profundizan las relaciones institucionales, se impulsa el diálogo público y se fortalece la democracia mexicana, pues ayudará a atender la demanda ciudadana que, a veces implica cambios, autocrítica y reflexión. Enfatizó que en el Tribunal Electoral las magistradas y los magistrados han demostrado su firme compromiso con la renovación de la institución y con un ejercicio de la función que contribuya a fortalecer la democracia en el país.

Sánchez Cordero dijo por su parte que el Estado de derecho se logra con la independencia y de la autonomía de los poderes judiciales, en este caso del Poder Judicial de la Federación y del TEPJF y expresó su convicción por el respeto irrestricto a las instituciones del Estado y, sobre todo, a los poderes judiciales, tanto de los estados como de la Federación.