Columna Sociedad

Por José Víctor Rodríguez Nájera

En los últimos años se ha consolidado de manera sistemática acciones de violencia en contra de representantes de los medios de comunicación en todo el país, de manera particular en el territorio mexiquense, entidad identificada como una de las más difíciles e inseguras para realizar coberturas periodísticas.

Tan sólo en los últimos dos años, se ha reportado el asesinato de los colegas Nevith Condés Jaramillo y de Enrique García García en hechos diferentes, sin que hasta el momento el gobernador Alfredo del Mazo ofrezca algún avance en las investigaciones de la Procuraduría local.

Por si fuera poco, los integrantes del gremio periodístico han centrado sus manifestaciones, luego de la agresión cometida contra la colega Teresa Montaño Delgado, quien recientemente fue víctima de secuestro exprés, robo y amenazas de muerte; todo producto de su labor periodística.

Aunado a estas acciones, se han registrado agresiones en pleno centro de Toluca; de la directora de la oficina de Gobierno de Metepec contra el periodista Jorge Mercado; en Metepec contra el periodista Jorge Martínez; agresión directa de policías ministeriales de Ixtapaluca a diversos colegas por fotografíar a la alcaldesa Maricela Serrano al momento de votar.

También las agresiones de elementos de la policía municipal de Toluca contra los periodistas Abadiel Martínez y Bernardo Jasso; de los fotoperiodistas Crisanta Espinosa y Jorge Solís por inspectores verificadores de la dirección del gobierno de Toluca, cuando documentaban un desalojo de vendedores ambulantes; y varios etcéteras.

Estos actos de violencia contra periodistas tienen un triple efecto, vulneran el derecho de las víctimas a expresar y difundir sus ideas, opiniones e información; generan un efecto amedrentador y de silenciamiento en sus pares; violan los derechos de las personas y las sociedades a buscar y recibir información e ideas de cualquier tipo.

Por este motivo, el gobernador Alfredo del Mazo debe instruir a las fuerzas de seguridad sobre el respeto al trabajo de los periodistas y adoptar mecanismos de prevención adecuados para evitar la violencia contra quienes trabajan en medios de comunicación.

Punto Cero

¿Qué espera el gobernador Alfredo del Mazo para liberar a las 25 personas injustamente presas que han invocado los beneficios de la Ley de Amnistía? Mantienen sendos oficios de la Comisión de Derechos Humanos y del “Zeferino Ladrillero” donde se revelan violaciones serias al debido proceso y a sus garantías individuales. Entiendo que lo único que los mantiene aún en prisión, es el capricho del presidente del Poder Judicial mexiquense. Qué necesidad de continuar arriesgando la vida de sus familiares que, frente a su oficina, mantienen una huelga de hambre. Prudencia y sentido común señor gobernador.

*Periodista @JoseVictor_Rdz