CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre, (POLITIQUERÍAS / CÍRCULO DIGITAL).- Los juzgadores federales no son indiferentes a la problemática del país ni evaden sus responsabilidades, sostuvo el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales.

Al rendir su informe ante los plenos de la SCJN y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), expuso que el nuevo sistema penal es responsabilidad no sólo de los jueces, sino también de todos los que participan en él.

Se refirió además a quienes impulsaron la reforma constitucional en derechos humanos y ahora se inquietan porque los jueces la hacen cumplir.

Ante el presidente Enrique Peña Nieto, expuso que todos están obligados a cumplir con la ley y respetar, sin excepción y sin excusas, los derechos fundamentales de toda persona, si es que realmente éstos se toman en serio.

“Los juzgadores estamos obligados a hacer que se respeten los derechos de las personas. No es opcional. No podemos eludirlo, está dispuesto en la norma suprema”, dijo ante integrantes de gabinete y los presidentes de las mesas directivas del Senado y de la Cámara de Diputados.

“Resulta paradójico que incluso algunos de aquellos que impulsaron la reforma constitucional de 2011 ahora se inquieten por la exigencia de los jueces de que se cumpla”, manifestó en sesión solemne de plenos.

“Queremos un México de paz, que viva en tranquilidad. Al igual que todos, exigimos el respeto de los derechos sin distinción, como jueces es nuestra tarea y obligación velar por la existencia real y efectiva del Estado de derecho. Si los jueces somos criticados por cumplir con la Constitución, lo tomaremos como un cumplido”.

Sostuvo que a los jueces, en el nuevo sistema penal, les corresponde no sólo cumplir con su deber, sino también exigir y vigilar que toda autoridad lo haga.

Indicó que los juzgadores federales no son indiferentes a la problemática del país ni evaden sus responsabilidades.

No obstante aclaró que, pese a lo que señalen la opinión pública o los medios, nadie es culpable sino hasta que así se demuestre, siguiendo el debido proceso legal y hasta que exista sentencia firme, inmodificable de un juez competente que así lo determine.

Hizo un llamado a evitar la confrontación y trabajar en unidad. “No podemos, no debemos estar enfrentados. Hay que estar juntos, trabajar en equipo conforme a las responsabilidades propias de cada uno.

“Sólo unidos, apoyándonos unos a otros, podremos, como lo hemos hecho en muchos momentos de nuestra historia patria, salir airosos y triunfantes frente a cualquier problema, por grave o difícil que parezca”, señaló.

Destacó el trabajo de los jueces que emitieron legal y oportunamente 859 órdenes de cateo, 70 por ciento de las solicitadas; de las peticiones de arraigo se concedieron 24, 63 por ciento de las pedidas.

Además los juzgadores federales dictaron tres mil 702 órdenes de aprehensión, de las cuales 456 ya correspondieron al nuevo sistema, así como otras muchas medidas legales siempre que han estado plenamente justificadas a criterio de los jueces y conforme a la ley.

En el combate a la corrupción aseguró que hay compromiso de su administración con el combate a una práctica incompatible con la esencia del juez, con su inherente independencia.

Calificó de mito y consigna mal intencionada la percepción de que el CJF no sanciona a los malos servidores públicos, pues de la disciplina depende la credibilidad del Poder Judicial de la Federación (PJF) y sus resoluciones.

Consideró que corrupto no es sólo quien acepta dádivas económicas, que es el más obvio, sino “todo aquel que corrompe el servicio de justicia, la dignidad del juez.

También “el que agrede a sus compañeros, el que abusa de sus empleados, el que ofende a la mujeres, el que no tiene una conducta personal en correspondencia con la dignidad de su cargo y aun al que no aprecia debidamente y tiene orgullo de su propio papel en la vida constitucional”.

Explicó que han sido sancionados 63 funcionarios del PJF mediante procedimientos disciplinarios en forma de juicio, así como 11 magistrados de circuito, y los castigos han ido desde la amonestación hasta la suspensión del cargo.

Sobre la seguridad de los juzgadores Luis María Aguilar reiteró la condena al asesinato de un Juez de Distrito ocurrido en Toluca, Estado de México, pero aclaró que el PJF cuenta con protocolos y sistemas previstos para proporcionar a los juzgadores protección para ellos y en algunos casos para sus familias.

“Esto no es novedad: el Poder Judicial de la Federación tiene ya varios años de implementarlo, no estamos sólo reaccionando a un evento en particular ni mucho menos hasta ahora”, añadió.