CIUDAD DE MÉXICO, 19 de septiembre, (MENSAJE POLÍTICO).–El grupo mayoritario de socios cooperativistas, que apoyan las presidencias de los Consejos de Administración y Vigilancia encabezadas por Federico Sarabia Pozo y Alberto López Morales, electos con 70% del voto en la Asamblea del 26 de agosto de 2020, manifiestan que la sentencia emitida el pasado 9 de septiembre de 2021 por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil con sede en la CDMX, es intrascendente y no reviste importancia legal alguna para la resolución del conflicto que vive La Cooperativa en razón de que existe un amparo vigente y otro juicio que sigue su curso.

El amparo indirecto, 37/2021, del Juez Primero de Distrito en el Estado de Hidalgo, determinó, en marzo del 2021, que el Consejo de Administración electo en 2018 cesó sus funciones con motivo de los nuevos miembros electos en la Asamblea de agosto de 2020. Aunado a todo ello, existe otro juicio, el 454/2019, radicado en el Juzgado 30° de lo Civil del TSJCDMX, que sigue en proceso y aún no ha sido resuelto y que impugna también la validez de la asamblea de septiembre de 2018, por lo que todavía no hay nada firme como malintencionadamente se ha difundido.

Cabe desatacar que debido a esta resolución la administración ilícita encabezada por José Antonio Marín Gutiérrez y Víctor Manuel Velázquez Rangel se vio obligada a establecer un nuevo esquema que les permitiera seguir al frente de La Cooperativa por lo que montaron una convocatoria ilegal, con el apoyo del juez 60° civil del TSJCDMX, para emplazar a una Asamblea General Extraordinaria de Socios el pasado 5 de abril de 2021, la cual actualmente también se encuentra impugnada. Es claro que si Marín y Velázquez hubieran estado convencidos de la validez de la asamblea de septiembre de 2018 deberían haber agotado las instancias de resolución y no llamar a una asamblea extraordinaria a modo.

Por otro lado, ante la irresponsable afirmación de que la impugnación de la Asamblea de 2018 buscaba restituir a Guillermo Álvarez Cuevas, es necesario precisar que Federico Sarabia y el grupo mayoritario de socios de La Cooperativa han exigido desde 2011 la salida de Billy Álvarez por desvío de recursos y actos de corrupción, de los cuales, los “minibillys”, José Antonio Marín Gutiérrez y Víctor Manuel Velázquez Rangel tuvieron conocimiento, avalaron y se beneficiaron. Ayer, cuando Billy los encumbró, le juraban lealtad, hoy, que buscan perpetuarse en la directiva para seguirse sirviendo con la cuchara grande, hacen el papel de Judas. En cuanto a las órdenes de aprehensión que existen en contra de Federico Sarabia es necesario apuntar que son dados cargados girados por jueces coludidos con la administración de Marín y Velázquez a cambio de fuertes prebendas económicas y de cargos dentro de La Cooperativa.

Finalmente los socios cooperativistas afirman que las acciones abusivas de la dirigencia ilegal y fraudulenta de José Antonio Marín Gutiérrez en La Cooperativa La Cruz Azul están violentando el derecho a subsistir de más 17 mil familias, han cancelado sueldos, empleos, medicamentos, atención médica y servicios de atención pedagógica a niños con problemas de aprendizaje, por lo que, además de seguir el curso judicial del tema, han pedido el apoyo del presidente López Obrador y han encontrado apertura y sensibilidad por parte del Senado de la República y de la Cámara de Diputados para exponer su problemática, lo que realizarán en los próximos días.