CIUDAD DE MÉXICO, 14 de diciembre, (VIBRACIONES CAPITAL/CÍRCULO DIGITAL).— De acuerdo al departamento oficial de la FAO para Pérdidas y Desperdicios, alrededor de 127 millones de toneladas de alimentos son desperdiciados mientras que hay 34 millones de hambrientos en América Latina y el Caribe.

En ese sentido, la Diputada Socorro Meza Martínez, sostuvo que dicha problemática es un gran desafío que requiere la articulación de actores y políticas públicas para hacerle frente, como la recién aprobada Ley de Comedores Comunitarios y Comedores Populares, la cual servirá para dar acceso directo a alimentos, particularmente a personas en situación de marginalidad y alta marginalidad.

Los altos niveles de desempleo en las zonas rurales de México obligarán a muchos a emigrar de esa parte a las ciudades, como la Ciudad de México, escapando de la pobreza al igual que otras personas afectadas por desastres naturales, conflictos y crisis prolongadas, por lo que es imprescindible contar con políticas públicas que ayuden a los más vulnerables, advirtió la legisladora.

La Presidenta de la Comisión de Abasto y Distribución en la Asamblea Legislativa Distrito Federal (ALDF) reveló que México tiene el compromiso ante las Naciones Unidas de acabar con el hambre en 2030, y la Ciudad de México tiene que enfrentar esta situación con acciones concretas, legislativas y de gobierno, en donde la sociedad sea partícipe.

Meza Martínez señaló que la seguridad alimenticia constituye uno de los retos más grandes en el país y que en la década de 2004 a 2014 se registraron en el país más de 90 mil muertes por deficiencias nutricionales, según datos de la Universidad Autónoma de Chapingo, en Texcoco.

“No se trata solamente de una cifra, sino de mujeres y hombres en su mayoría adultos mayores; niños y niñas con nombre y apellido, con historias de vida en pobreza extrema, que se mantuvieron sin educación, y por ello no tuvieron oportunidades de desarrollo ni de sobrevivencia”.

La legisladora perteneciente a la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) precisó que la conformación del nuevo marco jurídico para crear la Ley de Comedores Comunitarios y Comedores Populares, logrará afrontar el creciente incremento en los precios de la canasta básica, que se define como el conjunto de bienes y servicios indispensables para que una familia pueda satisfacer sus necesidades básicas de consumo a partir de su ingreso, y contempla alrededor de 80 artículos.

“El acceso a los alimentos no puede estar sujeto a fluctuaciones ni ajustes económicos, a pesar de la escalada de precios que se registran por el incremento al precio del dólar, de la energía eléctrica y la baja en los precios del petróleo, que repercute en el aumento a los precios de las gasolinas, como el que viene en enero próximo”, anotó la asambleísta.

Los Comedores Comunitarios y Comedores Populares, forman parte del Sistema de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Ciudad de México, que busca consolidar estrategias para garantizar la alimentación y coadyuvar al empoderamiento social y económico de los habitantes por medio de recetas balanceadas, saludables, para una alimentación equilibrada, puntualizó Meza Martínez.